El quiromasaje se aplica con las manos a través de diferentes manipulaciones. Se trabajan diversos tejidos del cuerpo: músculos, ligamentos, tendones, fascias.

Objetivos:

  • Disminuir la sensación de dolor
  • Provocar incremento del calor de la piel, que hace aumentar el suministro de oxígeno en la zona trabajada y así la desintoxicamos y le aportamos nutrientes
  • Estimular la circulación sanguínea y linfática
  • Aliviar las tensiones nerviosas y el estrés
  • Mejorar el dolor articular

Se puede aplicar de diferentes formas, en función a la intensidad y el objetivo que queramos conseguir.

Indicado tanto para antes de  y después de la actividad física.

Antes, preparamos la musculatura y mejoramos la flexibilidad y elasticidad. Después, ayudamos a que el cuerpo se recupere. 

Las malas posturas, los movimientos repetitivos, la tensión o el sedentarismo, pueden provocar que la musculatura se tense. A través de esta técnica, relajamos la musculatura, disminuimos el dolor y recuperamos flexibilidad.

Quiromasaje suave con el objetivo de aliviar estrés, liberar tensiones acumuladas, enriquecer la calidad del sueño, mejorando así, tanto el estado físico como el mental. Provoca un gran bienestar gracias a la liberación de endorfinas.

Volver

Siguiente ⇒ Osteopatía